Evolución de la capacidad de transporte marítimo de contenedores

Evolución de la capacidad de transporte marítimo de contenedores


Blog

24/11/2023 | 2min de lectura aprox. | Transporte Marítimo

El exceso de capacidad en las principales rutas mundiales de transporte marítimo no tiene visos de frenarse en los últimos compases de 2023. Un análisis publicado recientemente por la consultora Sea Intelligence muestra que las rutas transpacífica y entre Asia y Europa, las dos con mayor volumen del mundo, son las que más exceso de oferta presentan. “En ausencia de un crecimiento importante de la demanda, esperábamos que las navieras anunciaran una serie de ‘blank sailings’ en blanco (es decir, la cancelación temporal de una salida programada de un buque por parte de una naviera) para contrarrestar este crecimiento de la oferta”, ha explicado el consejero delegado de Sea Intelligence, Alan Murphy.

Sin embargo, a día de hoy, afirma Murphy, “apenas se han anunciado nuevas salidas en blanco y el crecimiento de la capacidad para lo que queda de 2023 sigue siendo bastante excesivo”. La consultora advierte que “se acaba el tiempo” para reducir la capacidad de los buques. Se observa que el crecimiento de la capacidad en 2023 en comparación con el mismo momento de 2019, la ruta Asia – Costa Oeste de Estados Unidos aumenta el 25%, mientras que comparando con el crecimiento medio de 2016-2019, asciende el 16%. La ruta Asia – Costa Este de Estados Unidos también incrementa su capacidad en el 32% en comparación con el año prepandemia, y en el 22% de media entre 2026 y 2029. La capacidad de entre Asia y el Norte de Europa crece entre el 8% (media 2016 – 2019) y el 11% (2019), mientras que los flujos entre Asia y el Mediterráneo lo hacen entre el 36% (2019) y el 38% (media 2016 – 2019).

“Todas estas cifras de crecimiento de la capacidad son insostenibles”, afirma Alan Murphy. A mes y medio del final de 2023, hay dos posibilidades: o bien las navieras anuncian un programa masivo de cancelaciones de escalas de aquí a finales de año, “lo que reducirá la capacidad, pero no sentará bien a los cargadores, ya que les dejará luchando para gestionar estas repentinas interrupciones de la oferta”, asegura el directivo; o bien, “aprovecharán esta oleada de inyección de capacidad y la probable presión a la baja sobre las tarifas de flete en el nuevo año”.

Fuente: elmercantil.com


Publicaciones relacionadas