UNCTAD: 98,8% de la flota mercante navega con combustible fósil

UNCTAD: 98,8% de la flota mercante global todavía navega con combustible fósil


Blog

18/12/2023 | 3min de lectura aprox. | Transporte Marítimo

A través del documento “Revisión del Transporte Marítimo 2023” la UNCTAD pide una “transición justa y equitativa” hacia una industria naviera descarbonizada, destaca que el sector incrementado sus emisiones de efecto invernadero en un 20% en la última década y que además opera una flota envejecida que funciona casi exclusivamente con combustibles fósiles. En ese sentido, el organismo en coincidencia con la reciente realización de la conferencia del COP28 aboga por una colaboración en todo el sistema, una intervención regulatoria rápida y mayores inversiones en tecnologías y flotas verdes.

 

Flota mercante envejecida

De acuerdo con el organismo, el sector marítimo se encuentra en un momento crucial, enfrentando el enorme desafío de la descarbonización mientras navega por vientos económicos y geopolíticos en contra. Las emisiones de gases de efecto invernadero del sector, si no se toman medidas, podrían alcanzar el 130% de sus niveles de 2008 para 2050.

Lo que complica las cosas es una flota mundial envejecida. A principios de 2023, la edad promedio de un buque era de 22,2 años. Dado que más de la mitad tiene ahora más de 15 años, muchos buques son demasiado antiguos para modernizarlos o demasiado nuevos para desguazarlos.

La urgencia de la descarbonización es evidente, pero el sector enfrenta inversiones multimillonarias en medio de la incertidumbre sobre los mejores métodos de transición.

En este sentido, el documento indica que los combustibles alternativos son prometedores, pero su adopción aún se encuentra en las primeras etapas: el 98,8% de la flota todavía navega con combustibles fósiles. “El lado positivo es que el 21% de los buques ordenados operarán con alternativas más limpias como gas natural licuado, metanol y tecnologías híbridas".

 

¿Quién es el responsable?

Otro nivel de complejidad, de acuerdo con el informe, es la cuestión de quién es responsable de la transición. Los principales estados de abanderamiento, Liberia, Panamá y las Islas Marshall, que representan un tercio de las emisiones de carbono del transporte marítimo, serán responsables de hacer cumplir las nuevas normas de transporte marítimo ecológico.

Sin embargo, la responsabilidad de invertir en combustibles alternativos, instalaciones de abastecimiento de combustible y buques más ecológicos recae en gran medida en los armadores de buques, los puertos y la industria productora de energía.

“Navegar por esta compleja maraña de prioridades económicas, regulatorias y ambientales es la próxima gran prueba de la industria”, indica el documento.

De acuerdo con los datos del informe la situación no es muy halagüeña para los principales estados de abanderamiento de la flota mundial, los que han visto aumentar las emisiones entre 2012 y 2022.

  1. Liberia: 84.234.832 t (2012); 116.604.626 t (2022)
  2. Panamá: 133.942.472 t (2012); 113.840.759 t (2022)
  3. Islas Marshall: 45.270.368 t (2012); 88.611.254 t (2022)

En tanto, las emisiones de dióxido de carbono (en toneladas) en 2012 y 2022 para los 29 principales países armadores de buques también se han incrementado.

  1. China: 43.493.613 t (2012); 102.317.72 t (2022)
  2. Japón: 99.628.524 t (2012) 101.254.900 t (2022)
  3. Grecia: 69.330.862 t (2012); 95.968.419 t (2022)
  4. EE.UU.: 43.859.245 t (2012); 45.656.717 t (2022)
  5. China, Hong Kong, SAR: 18.822.466 t (2012); 39.060.933 t (2022)

Ante esta situación, la UNCTAD recomienda que:

  1. La industria debe evaluar continuamente la viabilidad de las tecnologías verdes de transporte marítimo con bajas emisiones de carbono e identificar las mejores vías de transición energética.

  2. Los organismos reguladores diseñarán un marco de descarbonización global que garantice la igualdad para todos los buques para garantizar la igualdad de condiciones y evitar la fragmentación en la industria.

  3. Líderes de la industria marítima colaborarán en todos los sectores para aumentar la demanda de combustibles y tecnologías bajas en carbono, fomentando las inversiones.

  4. Los inversores y las instituciones financieras aumentarán sustancialmente los fondos para la investigación y el desarrollo de tecnologías e infraestructuras de transporte de combustibles limpios.

Fuente: www.mundomaritimo.cl


Publicaciones relacionadas