Los efectos en la logística mundial tras invasión rusa a Ucrania


Blog

24/03/2022 | 3min de lectura aprox. | Logística Internacional

La cadena de suministro mundial ya estaba golpeada como producto de las consecuencias del Covid-19. La invasión rusa a Ucrania ha sido un golpe igualmente potente y que mantiene al globo en ascuas.

Las sanciones de EE.UU y la UE a Rusia tendrán consecuencias… se habla de un efecto búmeran, cuyas consecuencias es la inflación o el alto valor de los bienes y servicios, así como la devaluación de diversas monedas a nivel mundial. Y claro la logística está íntimamente conectada con estas situaciones. Mover un producto de un lado a otro es y será más caro, indicaron desde CamiónGO.

Los fletes son más costosos que hace unos meses, época en la que ya su valor había aumentado considerablemente. Los atochamientos de puertos, fronteras terrestres y la suspensión de labores en la poderosa economía china nos afectan.

Sin duda habrá una crisis en las materias primas, y en segundo término las exportaciones e importaciones sufrirán en demasía. Perú ya registra problemas en ese sentido, lo mismo Chile y México.

Para qué hacer mención al precios del diésel y las gasolinas. Hablamos de una inflación galopante, que tendrá un fuerte impacto en la inversión. Se esperaba que este 2022 fuera de transición y las secuelas de la pandemia comenzaran a quedar atrás.

Pero no, los pronósticos más pesimistas hablan de un precio del petróleo que perfectamente podría llegar a 180 dólares el barril a fin de año… un descalabro, señalaron desde CamiónGO.

Sume a todos esos inconvenientes que los bancos centrales de diversas naciones latinoamericanas ya han aumentado sus tasas de interés.

El conflicto ha impactado al sector de los contenedores y es probable que el aumento en los precios del búnker ejerza una mayor presión alcista sobre las tarifas de flete en un mercado que ya es históricamente alto.

Los camiones y los barcos son vitales en la logística mundial. Son prácticamente un ente simbiótico. La carga del mundo se mueve por el mar y si sus fletes aumentan el transporte de carga terrestre también.

Las líneas navieras ya se retiraron de Rusia. Ocean Network Express (ONE) suspendió las reservas hacia y desde el país, al igual que MSC Mediterranean Shipping Company, con la excepción de bienes esenciales como alimentos, equipos médicos y bienes humanitarios que continuarán siendo aceptados y examinados para su entrega. Hapag-Lloyd ; CMA CGM, y Maersk se unieron a esas medidas.

En cuanto al transporte aéreo sus efectos han sido inmediatos. Los cierres del espacio aéreo están interrumpiendo las conexiones entre Asia y Europa. La necesidad de reorientarse alrededor de la zona de conflicto está extendiendo los tiempos de tránsito y aumentando las emisiones. Es probable que que las tasas se disparen aún más.

En definitiva el conflicto en curso entre Rusia y Ucrania tiene repercusiones de largo alcance; desde lo económico y geopolítico hasta el comercio y el abastecimiento. Si bien la situación sigue siendo muy fluida,  el impacto inmediato en los principales sectores del transporte marítimo ya e dejan sentir según la opinión de los consultores de Drewry.

Fuente: Mascontainer.com


Publicaciones relacionadas