Por qué el precio del combustible no es clave en tarifas de transporte marítimo


Blog

18/04/2022 | 3min de lectura aprox. | Transporte Marítimo

Pese a la impresión de que los mercados del petróleo y el gas ha sufrido aumentos de precios casi sin precedentes, esto no es cierto. En términos ajustados por inflación, éstos están lejos de alcanzar máximos históricos. Uno de los problemas clave es que el mercado del petróleo en particular se está volviendo más volátil debido a los intentos de alejarse de los combustibles de hidrocarburos. Una poderosa expresión de esto es la reducción de la inversión en Exploración y Producción, reporta Transport Intelligence (TI)

Se supone que el impacto de los precios del combustible es muy grande en todos los modos de transporte. Sin embargo, la eficiencia del combustible ha mejorado considerablemente en las últimas décadas y para las operaciones de transporte de grandes activos de capital por buque ya no es un factor de costo dominante.

Sin embargo, el transporte marítimo se percibe- de hecho, se percibe a sí mismo- como muy expuesto a los cambios en el precio del combustible. Aunque tradicionalmente utilizaba búnker muy barato, su costo siempre ha sido una característica importante de este mercado, tanto es así que la facturación se caracteriza por un 'Factor de Ajuste de Búnker', o BAF, que se añade a cualquier factura de flete, aumentando o disminuyendo las tarifas dependiendo del precio del petróleo.

Esto sugiere que el combustible es un determinante de costos decisivo para determinar el precio del flete marítimo. Sin embargo, los datos sugieren que esto no es cierto.

Es fundamental comprender que las tarifas de flete están determinadas por la oferta y la demanda de los buques y contenedores. Entre el cuarto trimestre de 2020 y el cuarto trimestre de 2021, el aumento de las tarifas de flete no se debió a los precios del combustible, sino a la eliminación de la capacidad de envío como resultado de la congestión en los EE.UU. y en China.

Esto no quiere decir que los incrementos del precio del petróleo no puedan afectar al precio del transporte marítimo. Por ejemplo, si las tarifas de flete caen violentamente y el precio del búnker aumenta igualmente violentamente, entonces esto puede tener un impacto en el sentido de que sustentaría los altos costos del flete marítimo. Pero los aumentos en los precios de los combustibles tendrían que ser bastante bruscos.

En especial, el envío de contenedores, quizás sorprendentemente, no es tan vulnerable a los aumentos de costos de combustible, algunas de las razones de ello son las siguientes:

  • El consumo de combustible de los portacontenedores se ha reducido en un 80% si se mide en términos de consumo por contenedor (TEU). Esto se debe a la mayor eficiencia energética de los buques más grandes.
  • El consumo de combustible de las naves se puede variar sustancialmente reduciendo su velocidad.

Entonces, al resumir las perspectivas de las tarifas de flete de transporte marítimo de contenedores en el contexto de precios más altos del petróleo se tiene que:

  • Los costos de combustible no son el principal impulsor de las tarifas de flete, la "oferta y demanda" de activos fijos, es decir, los buques, son más importantes.
  • Los costos de combustible son volátiles, pero los efectos de la oferta y la demanda durante el último año han sido mucho más volátiles
  • Los costos de combustible tendrían que incrementarse aún más violentamente para contrarrestar los efectos de la caída o el aumento de la oferta y equilibrio de la demanda: esta es una probabilidad menor y un entorno de precios del petróleo de aumentos tan bruscos tendría importantes impactos macroeconómicos y, por lo tanto, afectaría los niveles de demanda
  • El sector del transporte marítimo puede flexibilizar su intensidad de combustible mediante la utilización de velocidades más bajas, reduciendo aún más costos de combustible.

Fuente: www.mundomaritimo.cl


Publicaciones relacionadas